buzones.jpgA Martina le gustaba pasear por el paraje de los buzones. La mayoría, ya vacíos, eran esqueletos de otra era. Algunos guardaban los últimos mensajes. El papel escrito se deshacía al contacto con el aire. Un no lo siento. Un vamos a vernos. Un ayer te deseé.

@BelenArgaya

Anuncios

hoguera.jpgAquella noche se contaron historias junto al fuego. Pero no sonaron igual que otras noches. Porque  todos sabían que las historias podían sonar de muchas formas dependiendo del lugar y el momento en el que fueran contadas. 

@BelenArgaya

pies.jpg

Eran unos pies que caminaban con pasos largos. Les gustaba ir descalzos sobre la madera y ponerse de puntillas, desafiar las sábanas y colgarse de las barandillas. También miraban mapas mientras vagaban. Querían llegar al fin del mundo tarde o temprano.

@BelenArgaya

piano .jpgAlma siempre pintaba las cosas que escuchaba. Si le decían que no era capaz de hacer algo usaba el rojo cereza. El gris perla iba perfecto para los viajes en autobús. Ámbar para los desayunos. Lavanda los sábados. Y cobre verdoso para las canciones de Bowie.

@BelenArgaya